Pío Baroja en su casa (fotografía de José Assas)